En un salón de fiestas en 84 entre 121 y 122. Se festejaba un cunpleños en pleno aislamiento social obligatorio y no solo eso sino que el salón no contaba con habilitación municipal por ambos motivos se procedió a la clausura del lugar.

En altas horas de la madrugada vecinos notaron musica fuerte voces elevadas una cantidad de vehiculos fuera de lo común y empezaron a llamar a la policía y la Municipalidad luego de varios llamados aparecieron los efectivos en el lugar constatando efectivamente que se trataba de una fiesta en un salon sin habilitan en plena cuarentena, por cual se procedio a la clausura del local , también a una importante multa hacía la dueña del lugar.