Se trata de un suero hiperinmune obtenido a partir de anticuerpos equinos que podría producirse a gran escala.
Inmunova, una empresa de biotecnología surgida en 2009 de la (FIL), desarrolló el primer potencial medicamento para el tratamiento de la covid-19 totalmente desarrollado en Argentina y que podría ser producido a gran escala. Se trata de un suero hiperinmune obtenido a partir de anticuerpos equinos que logró neutralizar al nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) en estudios in vitro.

“Los resultados fueron tan alentadores que el siguiente paso es desarrollar estudios clínicos para probar su seguridad y eficacia. Si todo sale como esperamos, será el primer medicamento de desarrollo nacional contra la covid-19”, afirmó Fernando Goldbaum, director científico de Inmunova y jefe del Laboratorio de Inmunología y Microbiología Molecular en la FIL.

El sitio web de la FIL sexplica que si bien a largo plazo las vacunas serían la estrategia ideal para controlar al nuevo coronavirus, implican tiempos más extensos para su desarrollo y la consiguiente distribución a millones de personas. El suero hiperinmune, en cambio, sería una alternativa de inmunización pasiva más efectiva para atenuar los efectos de la pandemia a corto y mediano plazo.Afirma también que hace 30 años que los sueros equinos (dotados de anticuerpos que esos animales generan luego de ser expuestos a antígenos o proteínas del patógeno) se usan como un medicamento antitetánico, para tratar picaduras venenosas de serpientes y alacranes y también botulismo.El suero equino anticovid-19 de Inmunova se logró en tiempo récord y contó con el apoyo de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en respuesta a la convocatoria “Ideas Proyecto COVID-19” de la Unidad Coronavirus, creada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación e integrada por el CONICET y la FIL.Los siguientes pasos serán producir ese suero a gran escala mientras se realizan estudios clínicos por Inmunova en pacientes leves, moderados y severos cumpliendo con las etapas y estándares científicos establecidos para la investigación de medicamentos y la supervisión de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Más de 10 hospitales participarán de esta fase, necesaria para probar la seguridad y eficacia del medicamento.”De este proyecto participan cerca de 70 investigadores. Nos interesa contribuir desde la ciencia con una herramienta útil para disminuir la letalidad y morbilidad de la infección por el nuevo coronavirus”, indicó Goldbaum, también investigador superior del Conicet y director del Centro de Rediseño e Ingeniería de Proteínas de la Unsam. Y destacó que la ventaja de un suero equino es que se podría producir una numerosa cantidad de dosis en un lapso breve de tiempo.