Panes, pizzas, pizzetas, tortas fritas y rosquitas cocinadas en las Unidades 9 y 18, ubicadas en Vila Elvira y Gorina, fueron distribuidos en tres merenderos en Abasto, Melchor Romero y Altos de San Lorenzo. 

Privados de libertad alojados en dos cárceles bonaerenses ubicadas en La Plata elaboraron y donaron panificados a tres instituciones que asisten a necesitados en los barrios de Abasto, Melchor Romero y Altos de San Lorenzo.  
Las experiencias solidarias se desarrollaron en la Unidad 9 La Plata y 18 Gorina, ambas dependientes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y dentro del marco del programa “Más trabajo, menos reincidencia” que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia.
En la Unidad 18 Gorina 22 internos que participan en un taller de Panadería cocinaron 80 kilos de panes, pizzetas y pizzas para el merendero “Mis Horas Felices”, de 32 y 211 (Abasto), y para el comedor “Nuestro Cielo”, de 169 entre 523 y 524 (Melchor Romero). 
Clara de “Mis Horas Felices”, desde donde asisten diariamente a 40 nenes, señaló que “estamos muy agradecidos por haber hecho esto posible. Los chicos van a estar muy contentos porque es la primera vez que les vamos a dar pizza, ya que siempre reciben tortas fritas y leche”. Por su parte, Viviana León, la titular de la mencionada organización, también recalcó el gesto solidario.
En “Nuestro Cielo” contribuyen con la alimentación de menores, madres y ancianos. Además, para paliar el presente derivado de la pandemia, abrieron cinco ollas populares en Melchor Romero. La encargada de la institución benéfica, Juliana Varela, agradeció a la cárcel de Gorina la reiterada ayuda y dijo: “Me emociono porque siempre contamos con ayudas. Ya nos regalaron puff y juegos didácticos, en otra ocasión. Para nosotros el apoyo que nos brindan es lo que nos motiva para seguir adelante y así colaborar con más personas”. 


Cabe mencionar que la entrega fue posible gracias a la red solidaria que tejió la titular del juzgado de Garantías N° 5 de La Plata, Marcela Garmendia, y al molino “Agrícola del Plata” que donó los 75 kilos de harina. A su vez, los internos trabajaron bajo la supervisión del coordinador de Formación Técnica y Oficios, Víctor Orsi, con el respaldo de la Jefatura de Unidad 18, a cargo de Germán Ahumada Lurbe, y el acompañamiento de la Subdirección General de Trabajo Penitenciario del SPB. 
En tanto, en la Unidad 9 La Plata, ocho privados de libertad pusieron la materia prima y la mano de obra para elaborar 300 tortas fritas y 200 rosquitas para el comedor comunitario de Altos de San Lorenzo, “Las Cartoneras”. 


“Fue una iniciativa que surgió de los internos que se encuentran en este penal, que comprenden las necesidades de la comunidad”, contó el director de la dependencia carcelaria, Ernesto Agüero.