Fue extradito desde Uruguay y ahora deberá afrontar una causa de intimidación pública por disparar con un arma casera.

Uruguay concedió la extradición del militante de izquierda Sebastián Romero, más conocido como “el gordo del mortero”, quien afrontará una causa de intimidación pública, por disparar con un arma casera contra la policía durante los enfrentamientos que acontecieron en diciembre de 2017 frente al Congreso en protesta a la Reforma Previsional, impulsada durante la gestión del gobierno de Mauricio Macri.

Romero es militante del Partido Socialista de los Trabajadores Unificados (PSTU) y, tras estar dos años prófugo y con pedido de captura internacional, fue arrestado a fines de mayo en la localidad uruguaya de Chuy, cercana a la frontera con Brasil. La extradición fue pedida y otorgada al juez federal Canicoba Corral, quien lleva adelante la causa en donde se acusa al militante de izquierda de “atentado contra la autoridad, agravado por haber sido a mano armada”.