El intendente Martín Insaurralde muestra una buena respuesta tras haber recibido una transfusión de plasma, mientras sigue internado con coronavirus. Ayer su esposa, Jésica Cirio, publicó una foto junto a su hija con la que buscó llevar tranquilidad por la salud del alcalde.

De acuerdo con la información oficial, el equipo médico del municipio, “como parte del esquema de monitoreo y tratamiento”, le suspendió a Insaurralde la administración de antitérmicos hace 24 horas para “poder detectar registros febriles térmicos o sudoración fría” y, desde ese momento, el intendente “tuvo un solo episodio febril de 37.2º que fue normalizado con una única toma de antipirético”.

El diagnóstico de coronavirus de Insaurralde se confirmó el viernes pasado. Cuando lo hizo público, se disparó una cadena de testeos de funcionarios que habían estado con él y con sus contactos de esos días, y se detectaron casos positivos que pusieron en alerta al mundo de la política.