El intendente lomense participó a través de una videollamada del programa “La Peña de Morfi”. Contó que luego de algunos días complicados comenzó a sentirse cada vez mejor.

“Estoy feliz porque fue una lucha que valió la pena”, Luego de varios días de rumores y hasta declaraciones infundadas de especialistas comonlq del doctor Luis Cámera, Martín Insaurralde apareció por segundo domingo consecutivo en la pantalla de TELEFE para participar, a través de una videollamda, del programa “La Peña de Morfi”, que conduce Gerardo Rozín y coconduce la esposa del jefe comunal, Jesica Cirio.

Desde el hospital municipal de Llavallol, donde se encuentra internado desde pasado 12 de junio, cuando el test de Covid-19 le dio positivo, el alcalde lomense se refirió a su estado de salud y trajo tranquilidad al remarcar que luego de varios días de complicaciones, su evolución es favorable y no tuvo recaídas.

“Me pasaron el plasma hace ya 48 horas. El miércoles fue el día de quiebre de la enfermedad, se me había reducido la capacidad pulmonar”, explicó Insaurralde

Y agregó: “Anoche pasé mi mejor noche, me siento bárbaro.”

Según el parte médico del hospital de Llavallol, el Intendente “tuvo una evolución favorable desde el último parte médico. Lleva más de 24 horas sin fiebre ni episodios de sudoración profusa”.

“Presenta buen estado general y se encuentra eupneico, con adecuada dinámica ventilatoria y saturometría de pulso de 98% respirando aire ambiente. Con respecto a los estudios complementarios realizados ayer, los valores de laboratorio muestran mejoría en comparación a los análisis previos”, completa el informe.