El sangriento hecho ocurrió en Misiones. La joven de 19 años fue asesinada por el hombre de 29 en la casa que compartían y que ella había abandonado tras terminar con la relación. El femicida se suicidó colgándose de un tirante del techo.

Una vez en el interior de la casa, se produjo una fuerte discusión de la que los vecinos fueron testigos. Como Tavárez no volvía y tampoco contestaba su teléfono celular, su familia se preocupó. Una hermana y la prima que la había acompañado se dirigieron a la vivienda para ver qué le había pasado. Y se encontraron con el peor de los escenarios: el cuerpo sin vida y masacrado de la joven, y el cadáver del hombre ahorcado y colgando de una soga atada a un tirante del techo.

Los investigadores revelaron que el femicida tenía una herida cortante en la cabeza, por lo que creen que habría intentado matarse con el machete que utilizó para asesinar a Tavárez pero, al no lograrlo, decidió ahorcarse.

La denuncia del femicida

Unos días antes de desatar la masacre, Silveira Márquez había realizado una denuncia policial en la que aseguró que Tavárez había abandonado el hogar junto con el hijo de ambos, a quién no había podido volver a ver. Además, en la exposición remarcó que había recibido comentarios de que el menor estaba desatendido por la madre.