Constará de dos fases. Una para la capacitación y preparación de los establecimientos y la otra, con divisiones por curso, tapabocas y estrictas normas de higiene.

El Ministerio de Educación de la Nación dio a conocer este miércoles el protocolo para el retorno a las aulas en todo el país.

Tal como ya lo había anticipado el ministro Nicolás Trotta está previsto que en agosto se retome la actividad presencial en las provincias donde se registre escasa o nula circulación del coronavirus.

El protocolo consta de dos etapas: la preparación para la reapertura de las escuelas y la aplicación de las pautas una vez que se produzca el retorno.

El diseño estuvo a cargo del consejo asesor para la planificación del regreso a las aulas, un órgano plural que preside el científico y director del INET Diego Golombek y está compuesto por ministros provinciales, sindicatos docentes, representantes de colegios privados y especialistas en infectología, seguridad e higiene y pedagogía.

En la primera fase se capacitará al personal y se podrán a punto las instalaciones, con la provisión de insumos como alcohol en gel y otros elementos esenciales como cestos de basura, asegurando la provisión de agua potable en cada uno de los establecimientos del país.

Por otro lado, habrá divisiones en los grados que concurrirán de manera alternada.

En cuanto al transporte público, el documento indica el escalonamiento en horarios de ingreso y salida de los establecimientos para no saturar el transporte público.

En la fase 2, una vez que se inicie el regreso a las escuelas, será obligatorio el uso de tapabocas en primaria y secundaria, tanto para alumnos como para docentes en todo momento, en las aulas y en los espacios comunes.

Los docentes, incluso, podrán agregar una máscara para mayor protección.

Estarán prohibidos los eventos o celebraciones masivas y se insistirá en la necesidad de limpieza y desinfección constante.

El documento también comprende un protocolo para el nivel universitario, que estipula las mismas medidas en términos de distanciamiento, higiene y alternancia, pero contiene especificidades para áreas como investigación o prácticas en carreras que necesitan de presencialidad como Medicina. Esos lineamientos serán aprobados por los consejos que nuclean a las universidades nacionales y privadas