Mujer policía que amamantó a un bebé herido: «No quería soltarme» contó

Mujer policía que amamantó a un bebé herido: «No quería soltarme» contó

En un episodio de violencia familiar violencia familiar en córdoba en el que un bebe de 8 meses termino herido con un tenedor en la cabeza por su tio. Por el hecho, están imputados la madre y el tío de la criatura, por lo que ninguno puede acercársele. En medio de la causa, el bebé se encuentra bajo la custodia de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SeNAF) y recibió los cuidados de una policía. 

Yamile Mitlacher es la agente que, en medio de la consigna policial, decidió por cuenta propia amamantar al bebé. «Me mandaron de la dependencia a cuidarlo, estuve desde las siete de la mañana hasta las dos de la tarde. Desde el primer momento noté que estaba incómodo, inquieto y que necesitaba tomar el pecho» como la madre no puede entrar a verlo, hace cinco días que la criatura no tomaba el pecho; y cuando la enfermera le llevó la leche el niño no la quería tomar.

«Te soy sincera, cuando le di el pecho lloré, porque el se prendió de una forma, y yo tenía un nudo en la garganta. No quería soltarme», relató Yamile, al diario la Voz de Córdoba también afirmó que si le dicen de volver no lo duda: «yo me voy a pegar a él».

La agente cuenta que una mujer dentro del SeNAF le sacó la foto sin que se diera cuenta y la viralizó para que ella pudiera volver todos los días a cuidar al bebé.  «Él necesita a su madre, pero mientras me manden voy a volver, no me importa. Yo me voy a pegar a él y él se va a pegar a mí», dijo la policía. 

La Policía de Córdoba tiene la función de cumplir «consignas» en distintas instituciones. Algunos ejemplos son cuidar a los chicos en la SeNAF y a los presos cuando están en el hospital.  Según Yamile, los uniformados no tienen el deber de amamantar bebés judicializados como en este caso, pero tampoco está prohibido. 

«En ningún lado sale que no podemos hacerlo, es más, a veces los policías asistimos hasta en partos. No es parte del servicio pero quería hacerlo y no me importaba si me retaban», aclaró la agente.

Al final el jefe de Yamile la felicitó porque hacía mucho que no pasaba que una mujer policía amamantara un bebé judicializado. «Hace mucho que no sucede, es un caso excepcional». 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: