Desde la provincia de Buenos Aires destacan necesidad de tomar medidas coordinadas con la Ciudad

Desde la provincia de Buenos Aires destacan necesidad de tomar medidas coordinadas con la Ciudad

El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, y el ministro de Salud, Daniel Gollan, remarcaron hoy que si bien las políticas de restricción de la circulación «dan resultado», no son suficientes «para evitar que el sistema se sature y colapse» y destacaron la necesidad de «bajar drásticamente los contagios de coronavirus», así como «tomar medidas de un lado de la (Avenida) General Paz y del otro».

«Tal cual habíamos planteado hace más de un mes, desde el Gobierno provincial veíamos una segunda ola un poco anticipada y muy agresiva. Lamentablemente, las proyecciones que habíamos realizado, se constataron en la realidad», planteó Gollan durante una conferencia de prensa que encabezó junto a Bianco esta mañana en La Plata.

El funcionario destacó que el pico de la primera ola se registró en agosto del año pasado, con 5.845 casos promedio diarios por semana, mientras que en abril de 2021 la cifra máxima detectada fue de 11.746.

Los casos de coronavirus en la provincia de Buenos Aires ascendieron a 1.253.763 tras confirmarse 8.884 nuevos contagios en las últimas 24 horas y los fallecidos llegaron a 32.000, desde el inicio de la pandemia en el país, en marzo de 2020.

En territorio bonaerense, hay 39 municipios en Fase 2 (los 35 del AMBA y cuatro del interior: Bolívar, Zárate, Castelli y General Villegas), con mayores restricciones; otros 58 en fase 3; y 38 en fase 4.

Así, los funcionarios trazaron un panorama de la situación de la pandemia en territorio bonaerense de cara al 30 de abril, cuando vence el DNU del Gobierno nacional que estableció medidas para restringir la circulación nocturna, limitar los encuentros sociales y suspendió las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por 15 días.

El Ministro de Salud recordó que tres semanas atrás, durante una reunión con autoridades nacionales y del Gobierno de la Ciudad Autónoma, «la Provincia llevó esta postura, diciendo que íbamos hacia un crecimiento enorme en base a análisis científicos y a evidencia de lo que ven los efectores de salud».

El titular de la cartera sanitaria expuso que en aquel entonces, «todo indicaba que se iba hacia un crecimiento de casos», pero lamentó que «no hubo consenso en ese diagnóstico» porque la administración porteña «llevó una postura muy optimista, diciendo que tenía la situación muy controlada y que las terapias no iban a saturar».

«El diagnóstico de la provincia era el correcto. Por suerte, ahora vimos que las autoridades de CABA están preocupadas por la realidad: ocupación de casi 100 por 100 en el sector privado y una situación extrema también en el sector público», afirmó.

La situación en el AMBA será analizada este mediodía en Casa de Gobierno, en el marco de un encuentro en el que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, mantendrá con sus pares de provincia, Bianco, y de ciudad, Felipe Miguel.

En la rueda de prensa de esta mañana, Gollan planteó que «las políticas de restricción de la circulación dan resultado», pero advirtió que «pensar que el resultado alcanzado hasta ahora es suficiente, es erróneo».

«Se ven resultado positivos a las medidas que se tomaron. No alcanzan para evitar que el sistema se sature y colapse. Vamos a tener que pensar en nuevas medidas acotadas en el tiempo», prosiguió y remarcó que «no es suficiente que la curva deje de crecer» dado que se requiere que «baje drásticamente» porque «el sistema sanitario del país no va a soportar 30 mil casos diarios».

En ese contexto, Gollan explicó que «esta última semana tuvimos la misma cantidad de casos que la anterior», señaló que «la sensación es que empiezan a estabilizarse los contagios, no en una meseta alta, sino casi en la punta del Aconcagua».

Por su parte, Bianco habló de la necesidad de adoptar «el mismo tipo de medidas y cumplirlas de un lado de la General Paz y del otro», y brindó nuevas estadísticas impactantes.

«De cada diez pacientes que ingresan a terapia intensiva, seis fallecen. Y, si tienen más de 70 años, las que se mueren son siete», dijo y pidió trabajar «para lograr que no lleguen a terapia intensiva porque una vez que lo hacen no se puede asegurar su supervivencia».

«Necesitamos bajar la circulación para evitar que la gente llegue a terapia intensiva no sólo para que el sistema no sature sino para que los pacientes no fallezcan», subrayó.

También Gollan reconoció que creció la demanda de oxígeno en un 300% y sostuvo que «las medidas que haya que tomar para bajar la circulación también van en línea a no colapsar el sistema de producción de oxigeno».

Asimismo se mostró confiado en poder «consensuar con el Gobierno porteño medidas a la altura que se necesitan y tener en un tiempo acotado una perspectiva diferente».

«El AMBA es un único sistema sanitario. Cuando tomamos medidas de un lado y del otro de la general Paz, hay que tomarlas en consenso y en base a la realidad de lo que está pasando. Y la realidad es que está todo el mundo cerca de la saturación», insistió.

«Vamos a seguir trabajando con el gobierno nacional, esperamos en coordinación con el gobierno de CABA para definir de acuerdo a datos reales -gran cantidad de casos y ocupación de camas- nuevas medidas a partir del 30 de abril», agregó el jefe de Gabinete.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: