Conmovedor relato del periodista Rolando Graña tras ser vacunado contra el coronavirus

Conmovedor relato del periodista Rolando Graña tras ser vacunado contra el coronavirus

«Ayer a la tarde me vacuné y entendí muchas cosas. Paradojas de la vida: yo, que llevé tantos hijos a vacunar que siempre salían llorando, esta vez sentí las lágrimas en el borde de los ojos y comprendí tantos relatos de emoción y alegría y alivio que escuché en estos meses.
Debe ser la primera vez que me toca tratar con un mostrador del Estado donde no me gruñeron. No sólo me trataron bien: enfermeras, coordinadores transmitían estar felices de lo que estaban haciendo.
No hubo colas absurdas ni gente desorientada dando vueltas entre empleados que se encogían de hombros. Llegué a las 16; me pincharon 16.25; me fui 16.45. Los cinco que entramos juntos nos fuimos juntos y pudimos charlar un rato de nuestras vidas como en un mínimo reality.
Todos estábamos muy emocionados.
Por las dudas: me vacuné por derecha, anotado en la aplicación Vacunate PBA. Se ve que el turno me tocó rápido por hipertensión y disminución en la función renal.
La vida tiene esas vueltas indescifrables. Me vacuné en Tecnópolis porque mi domicilio legal es el mismo de mi vieja. Y si Alina viviera, seguro la hubiera tenido que llevar a vacunar a Tecnópolis.
Pero mi vieja murió hace seis años. Sin embargo, quien diría, justo el día de su cumpleaños 96, no puedo dejar de pensar que ella me mandó este regalo: la vacuna.
Cuando salí me quedé un rato sentado en el auto, tranquilo como hace mucho no estaba, como si por fin hubiera llegado a un lugar seguro después de tanto escapar del virus, después de tanto miedo, después de tanto encierro.
Y yo, que en tantas notas vi a tantos sufrir, entendí por qué la gente llora al vacunarse.


Porque es la única cosa cierta, segura, que se puede hacer en estos años de amenaza silenciosa, traicionera.
Porque frente a tanto tarado que dice estupideces y manipula datos y vende buzones; frente a tanto canalla que miente a sabiendas para tener un par de miles de seguidores; frente a tanto hijo de puta que cabalga sobre los temores ajenos, la vacuna es real y te puede salvar en serio de lo que aterra.
No es poco en un mundo que se ha vuelto tan incierto.»

Rolando Graña
Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: