Una mujer privada de libertad se casó por Iglesia dentro de un penal de Olmos

Una mujer privada de libertad se casó por Iglesia dentro de un penal de Olmos

Cumpliendo con los estrictos protocolo s que demanda la pandemia de coronavirus, una interna alojada en la Unidad 22 Olmos, que está próxima a recuperar su libertad, se casó por la Iglesia Católica dentro del penal.  Esta mañana, Celeste y David contrajeron matrimonio en el patio interno del establecimiento carcelario, en el marco de una emotiva ceremonia religiosa que llevó a cabo el capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Carlos Pont Gasqués

Ante la presencia de las autoridades del Complejo Penitenciario Olmos, del director y personal de la Unidad, de familiares y referentes de la Comisión Provincial por la Memoria y del Patronato de Liberados, y con el padrinazgo del director provincial de Políticas de Inclusión del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Marcelo Iafolla, los novios obtuvieron el sacaramento que es para los cristianos una «íntima comunidad de la vida y del amor conyugal, creada por Dios y regida por sus leyes, que se establece sobre la alianza de los cónyuges». 

En la previa del evento, el novio dialogó con los invitados y dijo: “Estoy muy nervioso. Hoy me levanté a las cinco de la mañana y anoche casi que no pude dormir de la ansiedad”.

Luego, en una escenografía que replicó a la perfección una boda extramuros, David esperó en el altar a su prometida, Celeste, que, de blanco, ingresó por una alfombra roja y recibió de manos de su hija Milagros, de 8 años, los anillos. 

El capellán general del SPB, Carlos Pont Gasqués, celebró el casamiento y declaró: “Esto dignifica la vida de los internos de las Unidades, porque el matrimonio no solo significa unión, compromiso con Dios, sino también la posibilidad de proyección: verse fuera de las rejas con una vida posible”. 

Celeste se mostró muy emocionada y aseguró: “Estuvieron las personas que quería, que nunca dejaron de acompañarme y apoyarme”. “Esto se llama amor, esa es la palabra principal. Fue lo más lindo que me pasó poder casarme y llegar a este momento. De chiquita me bautizaron y creo mucho en Dios”, agregó la flamante esposa.

Además de unos íntimos familiares de los novios, participaron también de la ceremonia el jefe de Complejo Penitenciario Olmos, Carlos Palmieri; el director de la Unidad 22, Renzo Jaramillo y la subdirectora Karina De La Canal, entre otras autoridades y agentes penitenciarios; Norberto Liwski y Melanie Torre, del Comité para la Defensa de la Salud, la Ética y los Derechos Humano (CODESEDH); el secretario ejecutivo de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), Cipriano García; Antonella Mirenghi y Natalia Rochetti, del área Comité contra la Tortura de la CPM, y Anatilde Senatore, del Patronato de Liberados, entre otros presentes. 

Finalmente, los novios participaron de un brindis con un lunch que elaboraron los internos en el taller de Panadería y con una torta que, especialmente, confeccionó la penitenciaria Vanesa Spinelli.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *