Un asqueroso no lo quería nadie, ya había sido denunciado por acoso y abuso de una niña

Una vecina de Damián Lezcano Mendoza el acusado y unico detenido por el crimen de Nancy Videla, la mujer buscada desde hace 6 días después de ausentarse de su casa de Ingeniero Budge.“A él no lo quería nadie. No tenía mayor relación con los que vivimos acá pero eso sí, miraba a todas las mujeres y niñas que le pasaban en frente, un asqueroso pervertido.

María Lezcano, quien vive en una de las casas contiguas de la vivienda donde fue encontrado el cuerpo de Nancy, relató: “No tenía contacto con él pero acá todos lo conocían por acosador y por los alquileres que hacía en su casa. Muchas personas iban a venían”.

Todos los vecinos que hablaron aseguraron que el hombre sólo le alquilaba a mujeres. Algunas con hijos, pero siempre procuraba que sus clientas fueran solteras,  “En muchos casos se aprovechaba de la vulnerabilidad de las chicas para alquilarles”, sostuvo la vecina. Sobre la construcción del contrapiso, dijo que no haber escuchado nada, ya que es muy común que ese tipo de obras se realicen en el barrio. “¿Quién se puede imaginar que estaba escondiendo un cadáver?”, se preguntó.

“Cuando yo tenía 14 años, Lezcano me acosó. Siempre que pasábamos nos decía indirectas. Iban dirigidas para nosotros. Pasabas y te sentías acosada. Te miraba de una forma asquerosa. Te decía ‘mi amor’. Un asco. Él tuvo varias denuncias. No sé por qué no hicieran nada. Lo denunciaron por acosar, por manosear a una nena, hija de una de sus inquilinas de origen colombiano. Vino un patrullero hace un mes, se lo llevó, pero después volvió”, relató una vecina de Ingeniero Budge.

“Esto te genera impotencia como mujer. No haber visto nada y no poder hacer nada. Es muy doloroso”, agregó la adolescente, quien además indicó que lo conocía desde que era una nena.

“Nunca imaginé que podría ser tan psicópata de enterrarla en su propia casa. A Nancy nunca la vi por acá porque entran muchas mujeres acá. A una chica una vez se le dificultó pagar y le ofreció que la dejaba quedar a cambio de que tuvieran relaciones sexuales. Vino una amiga de ella a quedarse porque tenía miedo y hasta que vino otro móvil a llevárselo porque ella hizo la denuncia”, reveló A.

Rocío, la hermana mayor de la testigo anterior, también relató los acosos callejeros que sufrió durante mucho tiempo por parte de Lezcano. “Era capaz de cualquier cosa. Era un baboso”, dijo la joven. La vecina del detenido recuerda su “mirada libidinosa”. Cuando pasaba por su lado, Rocío ya estaba preparada para enfrentarlo. Fueron años de acoso los que la prepararon para lograr atenuar los acosos. “Me decía año y yo le contestaba. Ahí reculaba y no me decía nada más”, relató.

“Siempre quería algo a cambio. Se aprovechaba de las mujeres. Esto me dio impotencia por no poder hacer nada para ayudarla, estando ella tan cerca”, lamentó Rocío. “Sólo puedo decir que siento asco por él. Era un viejo decrépito que no sé qué le pasaba por la cabeza. Y acá todos lo sabían”, añadió.

Fuente Infobae.

A %d blogueros les gusta esto: