Intimidades de la familia de delincuentes a la que pertenece el joven estafador que noqueó a un playero de un estacionamiento

Hasta el 19 de noviembre pasado, Manuel, de 17 años, era un estafador. Igual que varios integrantes de su familia. Había vendido varias veces el Mercedes-Benz patente GYI 9… A pesar de que tenía una causa penal en un juzgado de menores, andaba tranquilo y en libertad.

Por eso no le importaba circular en un vehículo que tenía una deuda por infracciones de tránsito de más de $400.000. Pero ese día Manuel se convirtió en fugitivo por dejar al borde de la muerte al playero de un garaje al que le recriminó un supuesto rayón en ese coche.

A un mes de agredir al playero Arturo López, Manuel sigue prófugo. Protegido por sus tíos, continúa en la clandestinidad. Desde el 19 de noviembre pasado, cuando la jueza Carla Cavaliere ordenó la captura del joven agresor, la Policía de la Ciudad realizó 14 allanamientos en distintos domicilios de sus familiares y secuestró 40 celulares pertenecientes a sus parientes.

Ninguno de los operativos terminó con la captura de Manuel. Su madre, Andrea, les pidió a sus hermanos que le dieran refugio. La mujer impidió que su hijo se presentara a la Justicia, tal como había acordado el primer abogado defensor.

Florencia, hija del playero agredido, denunció que la familia del adolescente golpeador lo protege y lo ayuda a mantenerse en la clandestinidad. “Tiene una familia cómplice, tiene un círculo íntimo que lo ampara y lo ayuda para que la ley no lo llegue a detener”, aseguró la joven.

Manuel creció en una familia de delincuentes. Su madre forma parte de un clan que se dedicaba a realizar secuestros virtuales y cuentos del tío. Su padre cargaría con la responsabilidad de un homicidio en sus espaldas; aunque nunca le probaron la autoría del asesinato. Con su nueva pareja fueron señalados como los autores de una serie de estafas con las ventas de terrenos en Magdalena. Esas parcelas habían sido donadas por un vecino de esa ciudad al hospital local. Sin embargo, Reinaldo, el padre de Manuel, y su actual pareja, Laura, mediante un testamento falso obtuvieron una escritura apócrifa y vendieron esos terrenos varias veces.

En ese ambiente se crió Manuel, que, con 17 años, ya tenía una causa penal por estafa. Las identidades de los padres de Manuel se mantienen en reserva debido a que la ley impide su difusión para que no se pueda identificar al menor.

Andrea, la madre del adolescente golpeador, apareció en las grabaciones de las cámaras de seguridad del estacionamiento situado en Moreno 876. En las imágenes quedó registrada la escena en la que se acercó a la víctima para tirarle un vaso de agua, después que su hijo lo noqueara con un certero golpe en el rostro. A raíz del puñetazo, Arturo cayó pesadamente contra el piso

Según fuentes policiales, el oficial Alejandro Betancourt, el primer policía en llegar a la escena de la agresión, encontró a Arturo tirado en el piso, inconsciente, con un hematoma en el ojo izquierdo y una herida cortante en la nuca. Debido a la gravedad de las heridas, Arturo fue llevado en una ambulancia del SAME al Hospital Argerich.

Cuando el efectivo de la Comisaría Vecinal 1 D llegó al estacionamiento, el agresor y su madre ya se habían retirado. Arturo no podía hablar porque estaba inconsciente. Así que el policía requirió las grabaciones de las cámaras de seguridad. Al revisar los videos, el uniformado pudo reconstruir el hecho.

Después de pegarle a Arturo y dejarlo agonizando, Manuel, su madre y una joven que lo acompañaba, abandonaron el estacionamiento. Nunca regresaron. Allí quedaron el Mercedes-Benz que habría sido el eje de la supuesta discusión; el BMW patente MHA 9… con $98.000 de multas y una camioneta Chevrolet Tracker. El primero de los rodados está a nombre del padre de Manuel, que vive en Magdalena.

Un damnificado

Ese vehículo fue vendido en varias oportunidades. Uno de los damnificados por las ventas fraudulentas reconoció a Manuel como el vendedor al que le pagó US$12.500 por el Mercedes-Benz.

Según el denunciante, Manuel le entregó el vehículo y el formulario 08 firmado. Acordaron que, en menos de un mes, realizarían la transferencia. Pero, antes de cumplirse el plazo fijado, Manuel apareció por su casa y le pidió el Mercedes-Benz, con el ardid de que debía darle de baja al servicio de localizador satelital y, debido a que el dispositivo estaba a su nombre, era el único que podía realizar el trámite. Manuel se llevó el Mercedes-Benz y nunca regresó. Entonces, el damnificado, cuya identidad se mantiene en reserva, lo denunció penalmente por la estafa. Debido a la repercusión pública del caso, el denunciante se presentó como testigo, detalló cómo lo estafaron y aportó un detalle importante, que abriría otra hipótesis sobre el móvil de la agresión.

Según el testigo, el rayón que habría provocado la supuesta discusión ya existía. No era nuevo. Así que los investigadores no descartan que, en realidad, ese presunto reclamo hubiera formado parte de una puesta en escena pergeñada por madre e hijo para obtener un resarcimiento económico de los dueños del estacionamiento. Pero, aparentemente, Arturo López habría advertido la maniobra y Manuel lo noqueó.

Desde que el fiscal Mauro Tereszko pidió la captura del menor por la agresión contra Arturo, el adolescente golpeador y Andrea, su madre, no regresaron al estacionamiento, abandonaron los tres vehículos y se marcharon del hotel familiar en el que vivían, situado frente a la escena de la agresión. Según el dueño del hotel, Andrea y su hijo Manuel se fueron sin pagar y dejaron una deuda de $50.000.

Andrea, la madre del agresor, tiene el mismo apellido que el jefe de una banda que se dedicaba a realizar estafas con la modalidad “cuento del tío”, y que operaba en Rosario, Corrientes, Santa Cruz, Mar del Plata y la ciudad de Buenos Aires.

La mujer les encargó a su hermanos que protegieran a Manuel. La familia del adolescente prófugo tiene vasos comunicantes con clanes de Corrientes, Rosario y Santa Cruz dedicados a cometer secuestros virtuales y a “doblar” autos.

Operan con la estructura de un clan. Desarrollan sus actividades como una comunidad cerrada y cuentan con la estructura económica como para mantener en la clandestinidad a un prófugo durante años.

El abuelo materno del menor acusado de golpear al playero tiene el mismo apellido que el cómplice del dueño de una agencia de autos usados situada en la avenida Juan B. Justo que fue detenido en 2016 por haberle dado refugio a Ramón “Monchi” Machuca, hijo de crianza del Máximo Cantero, alias “El Viejo”, fundador de la banda Los Monos. Uno de los integrantes del clan usaba una pensión situada en avenida Boyacá y Juan B. Justo como domicilio fiscal.

Denuncias en las redes

La familia de Reinaldo, el padre de Manuel y dueño del Mercedes-Benz que supuestamente habría sido rayado en el estacionamiento de Moreno al 800, también es igual de pesada.

Andrea, en un video subido a la red social Facebook, desde un perfil falso, puso al descubierto los delitos cometidos por Reinaldo, el padre del adolescente golpeador.

“Soy Andrea, de Caleta Olivia. Les hablo por Facebook para que todos conozcan a Reinaldo, el padre de mis hijos. Vive en Magdalena. Tengan con cuidado con él porque es un chorro, un delincuente, un asesino”, expresó la mujer en un video que subió a la mencionada red social el 18 de julio de 2018 a las 23.29.

Con la mirada fija en la cámara, Andrea, la madre del adolescente que tres años después agredió y dejó al borde de la muerte al playero del estacionamiento, se dirigió a su exmarido y padre del chico golpeador y le dijo: “¿Te acordás lo que le hiciste en Mar del Plata a Aurelio, el hermano de tu abuela? Por ese tema me visitaron en mi casa los policías de la DDI. El ‘virulana’ me contó que lo sacaste de su casa y lo tiraste en Bahía Blanca. Por eso te investigaron. Estafaste a la gente con las ventas de terrenos y con los cheques truchos. Te dedicas a traer cigarrillos de contrabando desde Paraguay. Señores, tengan cuidado porque Reinaldo y la chorra que está con él son delincuentes y estafadores. Hacen el cuento del tío. Trabajan los dos a la noche y llaman a la gente para robarles”.

Semejante catarata de acusaciones de Andrea contra su exmarido nunca terminó en una causa penal, pero constituyen hechos graves que podrían comenzar a ser objeto de una investigación.

El video en el que figuran las imputaciones estaba en un perfil falso de Facebook a nombre de “Pula Godoy”. La madre del adolescente golpeador, bajó la grabación. Pero este cronista hizo una copia del archivo.

Mientras Manuel sigue prófugo, protegido por su familia de delincuentes, Arturo está internado en grave estado. En los últimos días fue llevado desde la sala de terapia intensiva de la clínica Iteba, en Flores, a una habitación de terapia intermedia. “No podemos mantener una conversación con él y todavía no nos termina de reconocer. Es bastante difícil para nosotras todo esto”, dijo una de las hijas de Arturo.

Tanto ella como su hermana y su madre esperan que la jueza autorice la apertura de los 40 teléfonos secuestrados a los parientes del adolescente golpeador para tratar de encontrar una pista que permita capturarlo.

A %d blogueros les gusta esto: