Escándalo: Posible renuncia del Intendente Garro

No hay dudas de que estos son días difíciles para Julio Garro, o por lo menos deberían serlo. Aunque como muchas otras veces, el intendente de La Plata ya comenzó con las maniobras para minimizar la situación y salir airoso, según fuentes consultadas por este medio, ya comenzaron a sonar fuerte los rumores de un posible renuncia y, al intendente no le queda mucho margen y lo que menos se  puede esperar de él, son explicaciones.

¿Qué hacía Garro en una mesa judicial?¿Cuál era el propósito de esa reunión?

¿Te acordás cuando Garro hablaba de lo malo que eran los sindicatos?¿De lo difícil que le hacían la vida a los vecinos de la ciudad, refiriéndose al edificio de la UOCRA ubicado en calle 44? No era más que una pantalla para esconder todo lo que estaba tramando junto al poder judicial para desarmar el gremio y, obviamente, sacar provecho económico. ¿Por qué? Porque sin el gremio de por medio tendrían vía libre para construir a sus antojos. Vale recordar las palabras del intendente en 2018, un año después de la detención de Pata Medina: " Con la mafia de la UOCRA construir un edificio en La Plata costaba 30% más".  Ahora se entiende un poco más dónde está ese 30% y además la otra pregunta que surge: ¿Quién es más mafioso que quién?

Las pruebas son contundentes. "Si yo pudiera tener una Gestapo para terminar con todos los gremios, lo haría", dice el entonces Ministro de trabajo de Vidal, Marcelo Villegas. ¿Dónde lo dijo? En una reunión de 2017 (un año antes de la encarcelación de Medina) donde estaba Julio Garro y varios empresarios de la construcción, entre otros. Por supuesto cuando lo consultaron, el intendente intentó minimizar la gravedad del asunto, pero lamentablemente para él, el vídeo es claro: "perdón por la demora" dice Julio al llegar, es decir que era una reunión pautada.

Pero eso no es todo. En el vídeo que salió a la luz en los últimos días, puede verse un entramado mafioso entre los empresarios de la construcción, el poder político y la justicia. Hablan con total soltura de como hacer para plantar denuncias contra los sindicalistas, un accionar que realmente da miedo y de una gravedad institucional muy grande.

Julio Garro decía además en 2018, que "durante años nuestra ciudad estuvo manejada y dominada por mafias" y acusaba a la política de "mirar para otro lado". ¿Acaso no mirar para otro lado era implantar causas truchas o construir una Gestapo?¿Qué tendrá para decir ahora el ex vicepresidente de La Plata FC? Por ahora y como ya lo hizo en otras oportunidades, intenta desprenderse, pero lo cierto es que no deberá sólo dar explicaciones a los platenses, sino también a la justicia. Dos caminos tendrá el intendente: Intentar terminar su mandato de la mejor manera posible, hablando claro sobre lo que pasó o esperar el peor final. 

A %d blogueros les gusta esto: