Una nena de 11 años pelea por su vida tras recibir un disparo al quedar en medio de un tiroteo

La menor se encuentra en terapia intensiva luego de recibir un disparo al quedar en medio de un tiroteo. El hecho ocurrió a metros de su domicilio en el barrio La Estanzuela, de Godoy Cruz, en Mendoza.

Un trágico episodio tuvo lugar en la provincia de Mendoza, donde una nena de 11 años, está internada en terapia intensiva luego de recibir un tiro el abdomen como consecuencia de un tiroteo que se originó a metros de su vivienda en la localidad de Godoy Cruz, donde jugaba con sus amigas.

El ataque ocurrió alrededor de las 19.30 del martes en el cruce de Soler y Perón, del barrio La Estanzuela, ubicado a unos siete kilómetros de la capital mendocina.

La menor estaba en la puerta de su casa y a unos metros suyo, se encontraba un joven, identificado como K.P., a quien iban dirigidos los disparos.

Según contó K.P., antes de la balacera él observó pasar por el lugar con una moto 150cc, tipo enduro y de color negro, a un hombre que conocía y con quien había tenido algunos problemas, quien minutos más tarde regresó al lugar acompañado de uno de sus hermanos. Ambos se detuvieron en una esquina y empezaron a disparar, y uno de los balazos impactó en el abdomen la menor.

La nena fue encontrada por su familia herida en medio de la calle. Inmediatamente la trasladaron al Centro de Salud N°168 del barrio La Estanzuela, donde el personal sanitario le realizó las primeras curaciones. Luego, fue derivada al Hospital Humberto Notti, donde fue operada y quedó internada bajo observación.

En tanto, K.P. y su padre quedaron a disposición de la Justicia. Es que una hora después del tiroteo los investigadores fueron alertados sobre la presencia sospechosa de un hombre en un automóvil Bora VW en el cruce de Perón y Trenque Lauquen, a pocas cuadras de la balacera por la que la nena terminó herida.

Los policías llegaron a ese lugar y en el interior del auto encontraron y secuestraron dos armas de fuego de calibre 9 milímetros, una pistola automática, cuatro cargadores calibre 9 milímetros, 156 cartuchos calibre .22 y dinero en efectivo. Al corroborar la identidad del custodio del coche se dieron cuenta de que se trataba del padre de K.P. quien se habría querido vengar del ataque a su hijo.

El caso es investigado por la fiscal de Homicidios de Mendoza, Andrea Lazo, y por estas horas la Policía busca al autor de los disparos identificado por K.P..

“Le dieron a mi nieta en la zona el apéndice, la operaron y no pudieron sacarle la bala, pero evoluciona bastante bien. Pido que se haga justicia”, dijo Liliana Morillas, abuela de la menor atacada.

A %d blogueros les gusta esto: