Escándalo en Tigre: Zamora contrató a un exconcejal denunciado por violencia de género

Se trata de Matías Casaretto, quien había protagonizado escenas de violencia de género en marzo del 2020 por las cuales debió pedir licencia. Ahora, el intendente y su mano derecha, Pedro Heyde, firmaron un decreto contratándolo.

El ex concejal de Cambiemos y ahora flamante funcionario de Tigre, Matías Casaretto, protagonizó un verdadero escándalo cuando maltrató a su ex pareja y tras hacerse pública la filmación debió pedir licencia.

No obstante parece que el paso del tiempo le permitieron volver a la arena política de Tigre de la mano del intendente Zamora.

Una de estas voces había sido la de la diputada nacional del Frente de Todos Gabriela Estévez, quien había compartido el video con las amenazas en su cuenta de la red social Twitter: “Repudiamos este acto de violencia de género del concejal de Cambiemos en Tigre Matías Casaretto hacia su pareja. La Justicia debe actuar y su renuncia ya debiera estar a disposición”.

Estévez nunca pensó que el denunciado, dos años después, sería contratado por un referente de su propio partido.

Pasados dos años de aquel episodio, el intendente de Tigre, Julio Zamora, decidió darle un cargo político en la municipalidad local. A través del decreto N° 284 publicado el pasado 14 de marzo y al que tuvo acceso este medio, Casaretto volvió a cobrar un sueldo del estado municipal gracias a su nuevo puesto como Director General de Planificación Estratégica en la Secretaría General de Obras y Servicios Públicos.

Quienes suelen recorrer los pasillos de la Municipalidad no se vieron sorprendidos con esta “recontratación” de un opositor denunciado por violencia de género.

Una fuente de la Municipalidad recordó que Zamora entregó jugosos contratos municipales a una empresa del hermano del ahora flamante funcionario. Se trata de Tomás Casaretto -quien al igual que Matías son hijos del ex intendente local Ernesto Casaretto-, quien tiene a su nombre una empresa que provee de ropa de trabajo a la Municipalidad.

En Tigre es un secreto a voces que la oposición y el oficialismo local mantienen un acuerdo de gobernabilidad. “Hay acuerdos por lo bajo, contrataciones cruzadas y otro tipo de irregularidades con las que el pactan un silencio que sólo perjudica al vecino, que no tiene cómo canalizar sus denuncias y no encuentra representantes que efectivamente lo defiendan”, comentó un edil opositor de Tigre a este medio, cansado de los acuerdos políticos entre ambas fuerzas.

A %d blogueros les gusta esto: