El hombre descuartizado tenía dos causas por abuso sexual

Daniel Tomás Silvero había sido denunciado por dos presuntos abusos sexuales, uno en 2010 de su hija biológica, y otro en 2019 de la hija de su actual pareja, quien quedó aprehendida junto a sus dos hijos carniceros.

El hombre asesinado y descuartizado en la localidad bonaerense de Villa Fiorito había sido denunciado por dos presuntos abusos sexuales, uno en 2010 de su hija biológica, y otro en 2019 de la hija de su actual pareja, quien quedó aprehendida junto a sus dos hijos carniceros acusados de haber cometido el crimen, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Daniel Tomás Silvero (56), por cuyo homicidio fueron indagados los tres sospechosos, de apellido Campos, por la fiscal Marcela Juan, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 16 Especializada en Violencia de Género y Violencia Familiar del departamento judicial de Lomas de Zamora.

La investigación

Fuentes judiciales informaron a Télam que el hombre había sido denunciado en 2010 por el presunto abuso de su hija biológica, pero esa causa fue archivada por la UFI 9 Especializada en delitos contra la Integridad Sexual.

En tanto, en 2019, Silvero fue denunciado por otra supuesta violación, en ese caso de la hija de la actual detenida, que por entonces tenía 12 años, y ese expediente aún tramitaba en la misma fiscalía.

Según las fuentes, la mujer era indagada por la fiscal Juan, mientras que sus dos hijos carniceros se negaron a declarar ante la representante del Ministerio Público Fiscal.

La acusada era pareja de Silvero, quien había sido visto por última vez el 1 de junio pasado cuando una cámara de seguridad lo registró pasadas las 20 de ese día al llegar en un auto blanco a la vivienda en la que convivía con su esposa.

A su vez, el miércoles pasado una de las hijas de Silvero denunció la desaparición de su padre, luego de recibir un supuesto mensaje de texto de parte él, en el que le decía que se iría a alquilar a otro domicilio y que cambiaría el chip de su teléfono celular.

Iniciadas las actuaciones de los efectivos de la comisaría 5ta. de Villa Fiorito, luego de encontrar restos mutilados el viernes en un basural, en las últimas horas la esposa del hombre desaparecido, Laura Marcela Campos (46), confesó a la Policía ser la autora del crimen.

La mujer señaló que mató a golpes a Silvero y que luego descuartizó su cuerpo y arrojó el cadáver seccionado en distintos lugares de Lomas de Zamora
.

Tras las indicaciones de la mujer, el viernes a la tarde fue hallada la cabeza de la víctima dentro de un balde de cemento en un arroyo, donde trabajaron los peritos de la Policía Científica.

Por su parte, fueron hallados otros restos en cercanías de ese lugar, añadieron las fuentes consultadas.

Ante esta situación, la fiscalía dispuso las aprehensiones de la mujer y sus dos hijos como sospechosos de haber cometido un homicidio y haber descuartizado el cuerpo.

Sin embargo, la confesión de la mujer ante la Policía no tiene validez legal, por lo que deberá ser ratificada al ser indagada por la fiscal Juan.

En declaraciones televisivas realizadas el viernes por la tarde, Daniela, una de las hijas de Silvero dijo que ella y sus hermanos no tenían “ninguna relación” con la mujer detenida, quien se había casado con su padre “hace dos años aproximadamente”.

(FW)La acusada era pareja de Silvero, quien había sido visto por última vez el 1 de junio pasado cuando una cámara de seguridad lo registró pasadas las 20 de ese día al llegar en un auto blanco a la vivienda en la que convivía con su esposa.
(FW)

“A nosotros todo nos llamó la atención desde el día que mi papá desaparece, porque mi papá no se desvinculaba con sus hijos ni por mensajes de texto, ni porque visitaba la vivienda, por tres días”, afirmó la joven y añadió: “Somos varios hermanos y siempre estaba conectado, si no era con uno era con el otro”.

Es que Daniela contó que su padre “visitaba día por medio a su primera familia” y, por otro lado”, dijo que el hombre “manifestó en más de una oportunidad que se peleaban (con su actual esposa), que había violencia de hogar, que le robaban”.

Por otro lado, Milagros, la joven de 25 años que denunció la desaparición de su padre, dijo que desconfiaba de la veracidad del mensaje de texto recibido presuntamente de parte de su padre, por los errores de ortografía, y contó además que el hombre había dejado una carta en la casa de su anterior familia, en donde alertó que si le pasaba algo lo buscarán en su actual domicilio.

Según las fuentes, la investigación empezó el viernes con el hallazgo de dos piernas en un montículo de basura en la esquina de las calles Necol y Darwin de Villa Fiorito.

Voceros policiales y judiciales indicaron Télam que los restos estaban dentro de una bolsa de residuos.

Al lugar arribó personal de la comisaría 5ta. de Villa Fiorito, que preservó la zona para el posterior trabajo de los peritos de la Policía Científica.

De acuerdo con la primera apreciación de los expertos, las piernas no presentaban un avanzado estado de descomposición, pertenecen a un hombre joven, estaban cortadas a la altura de las rodillas y se extendían hasta los pies.

A %d blogueros les gusta esto: