Escalofriantes detalles de la denuncia contra Cacho Garay «de acá salís muerta», «tengo jueces amigos»….

Esta viernes, Verónica Macias Bracamonte rompió el silencio tras denunciar a Cacho Garay por violencia de género. En diálogo con Intrusos (América), la artista detalló el calvario que vivió durante los 13 años en lo que estuvo en pareja con el humorista. “Yo había naturalizado un montón de cosas que me hizo este hombre. Cuando yo le decía que quería irme, amenazaba con matarme”, aseguró la denunciante.

Durante el tremendo descargo, la joven dio detalles de su intimidad con el humorista: “A mí me duele mucho y lo único que me importa en este momento es haberme dado cuenta, cuando me revisaron, de todos los abusos que sufrí por él. Él me hacía tener, obligada, relaciones con otras personas, con mujeres que, obviamente, lo apañan a él”.

Sobre la relación que unía a estas personas con el comediante, reveló: “Una se llama Sandra, otra se llama Norma. Son personas que viven de él, reciben plata y por eso se mantienen calladas. Yo hoy me siento sucia, siento que no tengo futuro. No me importa lo que digan, estoy destruida”. En ese sentido, y entre lágrimas, la mujer explicó que había descubierto que tenía una enfermedad de transmisión sexual y acusó a Garay de haberla contagiado.

“Yo desde que descubrí por un médico forense y por una psicóloga que tengo una enfermedad de transmisión sexual, para mi Cacho está muerto. No me interesa lo que diga él. Soy una buena persona, que lo cuidó y le salvó la vida muchas veces. Lo quería con el alma, pero él me hizo hacer cosas indecentes”, detalló.

“Abusó de mí de todas las maneras posibles. Yo no podía salir, no sé lo que es tomar un té con mis amigasYo estaba privada de la libertad. Me decía ‘de acá salís muerta, total tengo jueces que en dos días me sacan de la cárcel’ y eso es lo que pasó…”, disparó sobre la libertad del humorista.

Además de contar que el humorista había puesto cerraduras en la casa para no dejarla entrar y salir con libertad, contó: “No podía hacer nada si su consentimiento, me dejaba encerrada, me maltrataba”. Y agregó: “Yo no podía salir, no sé lo que es tomar un té con mis amigas, porque para él todas mis amigas son locas, nunca pude compartir un cumpleaños con ellas, nada”.

Me siento sucia, siento que ya no valgo nada. Yo ya estoy destruida, ya perdí mi vida. Él me dijo que yo no iba a volver a cantar nunca más”, dijo entre lágrimas. Y concluyó: “No me callo más porque mi vida para mí se terminó. Se terminó mi carrera, porque nunca me dejó crecer. Nunca me dejó crecer. Yo ya sé que mi vida está arruinada, porque él me dijo que me iba a cerrar todas las puertas. Mi mensaje es para las chicas jovencitas: no se dejen abusar para estar en un escenario. Yo viví un horror durante estos 13 años”.