Un esqueleto de T-Rex ensamblado, vendido en subasta en Suiza por 5,6 millones de euros

Un esqueleto ensamblado de un Tiranosaurio Rex (T-Rex), especie que vivió hace unos 67 millones de años, fue vendido hoy en subasta en Suiza por cerca de 5,6 millones de euros.

Según la casa de subastas Koller, que realizó la venta, su precio se estimaba entre cinco y ocho millones de francos suizos.

El precio de la subasta alcanzó 4,8 millones de francos suizos, y el valor final, con los gastos, se elevó a 5,5 millones de francos suizos (5,9 millones de euros), indicó a la agencia AFP un vocero de la empresa, Karl Green.

Trinity, el esqueleto de unos 3,9 metros de altura y 11,6 metros de largo, es un ensamblaje de huesos de tres diferentes T-Rex hallados entre 2008 y 2013 en los estados de Montana y de Wyoming, en el noroeste de Estados Unidos, según el catálogo de venta.

En esos sitios otros dos importantes esqueletos de T-Rex fueron descubiertos y luego subastados.

En 2000, Stan fue vendido en 31,8 millones de dólares, superando el anterior récord establecido por Sue, vendido en 1997 por 8,4 millones de dólares.

Trinity pertenecía a un estadounidense y fue adquirido por un coleccionista europeo de dinosaurios y de arte moderno, indicó el subastador Cyril Koller.

Se trata del «tercer T-Rex vendido en subasta» en el mundo, y del primero en Europa, agregó.

«Más de 30.000 visitantes admiraron a Trinity, entre ellos muchos niños», subrayó Koller, en referencia a la exposición que se prolongó durante dos semanas en Zúrich.

Un poco más de la mitad de la materia ósea de Trinity proviene de tres especímenes de tiranosaurio, lo que es superior a la tasa de 50% necesaria para que los expertos consideren al esqueleto como de buena calidad.

La subastadora Koller hizo prueba de transparencia sobre el origen de los huesos y de ahí el nombre de Trinity.

Para el paleontólogo Thomas Holtz, Trinity «no es verdaderamente un espécimen sino más bien una instalación artística».

Para él «engaña» y no es «pertinente (…) combinar huesos reales de diferentes individuos para crear un solo esqueleto».

El año pasado, la subastadora Christie’s tuvo que retirar a días de la venta en Hong Kong otro esqueleto de T-Rex, también proveniente de Montana, a causa de las dudas sobre la autenticidad de las partes del fósil.