Mató de 17 mazazos a una adolescente y lo declaran culpable por «homicidio simple»

Un jurado popular declaró culpable a un jardinero por el «homicidio simple» de Navila Serena Garay, una adolescente de 15 años que estuvo desaparecida cinco días en septiembre de 2019 y fue hallada asesinada de 17 mazazos en la cabeza y enterrada en el patio de una casa de fin de semana de la ciudad bonaerense de Chascomús, informaron hoy fuentes judiciales.

De esta manera, Néstor Garay (60) no será condenado a prisión perpetua como pedía la familia de la joven y como había considerado la fiscalía al sostener que se trató de un femicidio, por lo que recibirá una pena de entre 8 y 25 años de cárcel.

«Estoy totalmente decepcionada porque esperaba que recibiera lo que se merece, estaban todas las pruebas pero el jurado decidió otra cosa», dijo a Télam Débora, madre de la víctima.

Fuentes judiciales informaron que el fiscal Gustavo García acreditó la autoría del hecho y en los alegatos solicitó a los doce jurados que encuentren culpable al jardinero por «homicidio agravado por haber mediado violencia de género».

Para que sea condenado por ese delito -que prevé la pena de prisión perpetua- el jurado debía decidir de manera unánime, pero finalmente la mayoría se decidió por un «homicidio simple» y también desechó la postura de la defensa que consideró que fue un «homicidio en estado de emoción violenta».

Según las fuentes, en la audiencia de cesura el fiscal García pidió 20 años de cárcel para Garay y la jueza Claudia Castro pasó a un cuarto intermedio para el próximo miércoles al mediodía, cuando dará la lectura de la sentencia.

«No es nada eso, esperaba que le dieran prisión perpetua, estoy con mucha bronca», aseguró la mamá de la adolescente.

García dio por acreditado que el hecho ocurrió el 10 de septiembre de 2019, cuando Navila desapareció de su casa y su cuerpo fue encontrado el 15 de ese mes en una quinta ubicada en la calle Mercedes 707 de Chascomús, donde Garay trabajaba como parquista y jardinero.

De acuerdo a la reconstrucción del hecho, el 10 de septiembre la víctima se fue en un remise hasta la casa de Garay -quien pagó el viaje- y desde allí fue llevada en moto por el acusado hasta el lugar donde fue asesinada.

Según la autopsia, la adolescente recibió 17 mazazos en la cabeza que le provocaron fracturas y hemorragias, aunque no se evidenciaron signos de un ataque sexual.

El pozo donde se encontró el cadáver tenía unos 60 centímetros de profundidad, estaba tapado con escombros, ramas y tierra y fue descubierto por la dueña de casa que vive en Berazategui, llegó de manera sorpresiva y denunció el hecho ante la policía.

Esa mujer contó que días antes Garay la había llamado para pedirle enterrar en su jardín a un perrito muerto.

Los investigadores sospecharon que entre el jardinero y Navila había un trato frecuente, que tenían algún tipo de relación abusiva con fines sexuales y que el imputado había comentado que la chica lo estaba extorsionando para no denunciarlo.

La casa del jardinero Garay fue allanada cuando aún no había aparecido el cadáver, y los policías recordaron que vieron en la propiedad del sospechoso una moto roja y un casco, por lo que buscaron esos elementos al momento de revisar videos.

Así encontraron imágenes del 10 de septiembre donde se vio cómo Garay trasladó la adolescente, a bordo de su moto roja, pasa por la Costanera e ingresó a las 18:27 al Barrio Parque, donde la asesinó.

La policía también encontró en la zona de la Costanera de la laguna, a unos mil metros de la rotonda San Huberto, una bolsa en cuyo interior estaba la mochila simil cuero blanca de Navila, la libreta sanitaria de la adolescente, un buzo color gris, una chalina cuadrille, ropa interior, elementos de higiene y un cargador de celular.